Últimas publicaciones en Ángeles en la Casa

Oración de la Semana: Para Contemplar

Si está en alguna situación en la que desea abrir los caminos para que la Gracia de Dios fluya en usted y usted en Él, en la que desee que el aliento de Dios se manifieste en aquello que hoy le duele, o le preocupa, haga esta oración todos los días por una semana.
Entre en oración despacio, tomando su tiempo para considerar cada palabra y cada frase. Cada día haga énfasis en una palabra o en una frase diferente de esta oración…

Leer más...

La Vida Como Una Oración

La oración, puede ser una actividad o una forma de vivir. La oración como una actividad no llena nuestro anhelo profundo de conocer a Dios. La oración como una forma de vida, es una continua y constante interacción con Dios, es el intercambio constante de amor entre nuestro Padre, nuestro Creador y nosotros.

¿No es eso lo que usted quiere: un flujo ininterrumpido de amor entre usted y el Padre? ¿no es esto lo que su corazón necesita y lo que tanto busca?

Me gusta definir la oración como la presencia de…

Leer más...

Dios Escucha Nuestros Sueños

Llevamos en nuestra alma deseos profundos y personales que rehúsan irse hasta que se realicen. A veces, los perdemos de vista temporalmente, pero siempre están allí, susurrándonos al oído o gritando su necesidad de ser atendidos. Conforme pasa el tiempo, si no los hemos honrado, estos anhelos se convierten en una desesperación dolorosa que lleva en si misma el sabor amargo de la decepción y del fallecimiento de la esperanza.
A veces, hemos pedido por años y con gran devoción por el cumplimiento de estos deseos, pero sentimos que no avanzamos y que no logramos aterrizarlos en la realidad de nuestra vida diaria. Y a pesar de que no los hemos podido cumplir, nada puede convencernos de dejar ir, de olvidar o de resignarnos a dejarlos ir. Nos sentimos adoloridos en el alma, porque sentimos que Dios se ha olvidado de nosotros y nuestras oraciones no han sido escuchadas. Nos sentimos defraudados de nosotros mismos y de Dios.

Hoy quiero invitarlo a ver las cosas desde un punto de vista diferente:

1. La Purificación de nuestros sueños: si bien en su centro son reales y puros, muchas veces vienen rodeados de ideas, creencias, y mini-deseos motivados por nuestro ego. Un beneficio de las oraciones que tardan en ser respondidas, es la purificación de nuestras motivaciones y de nuestra intención. Cuanto más arden nuestros sueños en las llamas de nuestra frustración e impotencia, más se quemarán las impurezas que hemos creado con nuestras expectativas y con nuestras condiciones.

Piense en este período de espera, como

Leer más...

El Proceso de Pedir

Siempre podemos acercarnos a nuestro amado Creador de Todo lo Que Es, y entrar en oración profunda y creadora con él. Los Ángeles nos instruyen y nos dicen:

“Vuestro amor y vuestras oraciones seran muy útiles, siempre y cuando, las hagáis desde la confianza, desde la alegría, desde el dejar ir, y dejar que sea la Voluntad de Dios la que se manifieste, y dejar que sea Él, el Rey de Reyes, quien haga lo que se tiene que hacer, y no vosotros”.

Antes de presentar una petición ante Dios evalúe dos aspectos:…

Leer más...

La Oración Vacía

Cuando pedimos y no logramos percibir respuesta sobre lo que pedimos, es porque no logramos aceptar aquello por lo que pedimos.
¿Cuántas veces a pedido por algo, sobre lo cuál en el fondo de su Ser no cree que es posible para usted experimentar?

Cuando el nivel de nuestra aceptación es menor que aquello por lo que pedimos, entonces aquello por lo que pedimos no tiene el espacio suficiente para hacerse presente en nuestra realidad.

Por lo tanto, antes de pedir por algo específico, hágase las siguientes preguntas:..

Leer más...

Oración y Meditación

En mi experiencia, pocos conocemos lo que es la oración y es por eso que se nos va la vida creyendo que con pedir y pedir, desde la angustia y el dolor, basta para traernos la respuesta que esperamos de Dios la cual a veces, sentimos, que tarda demasiado en llegar, si es que llega. Este tipo de petición, llena de angustia y enfocada en lo negativo de nuestra vida, solamente trae el mal sabor de oración no respondida y la sensación de que no somos tan importantes para Dios como suponíamos. Esto a su vez, nos da batería para confirmar que hay algo lerdo, deficiente o triste en nosotros por lo cual no somos dignos de respuesta. Es todo un paradigma que trae dolor y decepción y del cual no parecemos poder salir.

Sin embargo, yo le aseguro, garantizo y asevero que no hay nadie más interesado en nuestro bienestar, en nuestra alegría y en la restauración de nuestra alma, que Dios mismo.

La oración más que decirle a Dios lo que necesitamos y deseamos (lo cual le recuerdo, Él ya sabe de antemano sin que tengamos que decírselo), la oración es la expresión de nuestro deseo de ganar una consciencia de la voluntad de Dios en nuestra vida. En otras palabras: la oración es una invitación extendida a Dios para trabajar a través de nosotros. Es la invitación que le dice a Dios: “Tu sabes mejor que yo lo que es bueno para mí, te amo. Que se haga Tu voluntad”.

Si llenáramos nuestras oraciones con el silencio de esta Intención Santa de comulgar con Él y abrir nuestro Ser a lo que Él quiera, otra historia cantaría y empezaríamos a movernos hacia un lugar auténticamente diferente en donde sabremos lo que se siente que Dios responda.

Yo siempre me pregunto: ¿cómo se supone que escuchemos la respuesta de Dios si no nos callamos nunca? ¿si nos embalamos en la cháchara constante de nuestras inseguridades, de nuestros lamentos y del ruido de cuanto aparato electrónico y descubrimiento tecnológico se nos pone enfrente?

¿Ya se dio cuenta que le ponemos más atención a nuestro celular que a Dios? Si escuchara a Dios con la misma pasión y encanto con el que pierde su mirada y el resto de sus sentidos en las profundidades de su celular, créame que su vida sería distinta.

Si de verdad quiere poder escuchar las respuestas de Dios…

Leer más...

El Poder de la Oración

Muchas personas vienen a mí adoloridas, con problemas graves y con consultas sobre asuntos muy serios. Mi primer pregunta es: ¿Ya entró en oración profunda sobre esto? Y, hasta el momento, nadie me ha respondido que sí. Usualmente, se deseseperan conmigo y me dicen (o piensan) algo como: Este no es momento de oración, sino de acción”. Bien, entrar en oración es tomar acción. La más importante acción que usted puede tomar cuando se siente perdido, desconcertado, angustiado o desesperado es entrar en oración profunda y activar el código Divino de Dios en usted. Esta es la única acción que puede tomar que cambiará las cosas desde el centro de su Ser hacia afuera. Las acciones físicas si bien son útiles y liberan solamente las formas débiles de energía, mientras que la acción mental y espiritual liberan las formas más altas de energía. La oración se ocupa principalmente de los estados de la mente y las leyes de la actividad mental que gobiernan su mundo; primeramente, la oración cambia su pensamiento, luego lo calma, levanta su ánimo y lo renueva.

Este es uno de los propósitos de la oración: cambiar su estado mental lo cual a su vez cambiará su mundo.

Pero la oración va aún más allá: La oración libera la más alta forma de energía del Universo, ya que lo enlaza a usted con la Energía de Dios quien es la fuente de todo cambio, toda transformación, todo amor. Cuando esto pasa, la oración !Enciende su Luz! Pero ¿cómo pasa esto?

Cuando usted entra en oración usted mueve en acción una fuerza atómica. Usted libera una potente vibración espiritual que no puede ser liberada de ninguna otra forma. A través de la oración usted suelta una forma de energía de Dios dentro y alrededor de usted que de inmediato se pone a trabajar para usted y a través de usted, produciendo las actitudes reacciones y resultados correctos. Son sus oraciones las que reconocen y liberan el poder divino.

Tal vez usted no puede sentir el poder de la oración porque…

Leer más...

Pedir con Su Cuerpo: Las Leyes del Pedir, Parte 14

Para que su petición lleve en sí la suficiente fuerza y pasión (lo cual activa el poder interior universal que responde a nuestro pedido),es fundamental garantizar la impecabilidad de su solicitud.

Esta debe basarse en la integridad de su alma y no en los deseos ilusorios de su ego (que siempre está hambriento de manipular y controlar todo, incluso a Dios).
Una forma de crear una petición centrada en su Verdadero Ser, es…

Leer más...
Página 1 de 3123
Tocando Cielo® todos los derechos reservados
Website Security Test