Siendo congruente: Las Leyes del Pedir, Parte 11

Siguiendo nuestra conversación sobre cómo pedir, ya establecimos que:

  1. Para activar el poder de nuestro espíritu (quien es quién pide) es necesario llamar a todas las partes de nuestro ser y hacernos presentes en cuerpo, alma, corazón y mente.
  2. La gratitud es la forma más dulce, rápida y amorosa para relajarnos y entrar en una frecuencia vibratoria que facilitará nuestro contacto con el Creador y las fuerzas sublimes de su Luz.

Ahora quiero enseñarle cuándo una oración o una petición adquiere poder:

Su poder creador en la oración (y fuera de ella) se reúne cuando unifica:

a. Lo que está en su mente

b. Lo que está en su corazón

c. Lo que está en su acción

Si una de estas partes en usted no está de acuerdo con las otras y no hay congruencia entre ellas, entonces, sería mejor que la oración esté centrada en obtener claridad y en afinar su intuición para entender por qué no existe unificación.

Para que su oración adquiera poder, todo su Ser necesita ir en la misma dirección. Si usted pide por algo, pero su comportamiento (su acción) no apoya aquello que pidió, usted crea un bloqueo energético.

Si su mente y su acción están claros y de acuerdo en lo que desean, pero su corazón no está a bordo, su camino se verá obstaculizado por la gran fuerza de su corazón.

Si su corazón, pide algo, pero usted no lo apoya con la fuerza de su pensamiento o con la fuerza de sus acciones, su corazón se verá frustrado y sus deseos se quedarán solamente en fantasía, sin la fuerza de la manifestación.

Revise entonces, si estos tres aspectos están de acuerdo y a favor de lo que le está pidiendo a nuestro amado Creador.

Si no es asi, entonces busque la forma de crear congruencia entre estas tres partes de sí mismo. Su Ser tiene energía disponible para unificar (es parte del código de nuestro Creador en nosotros). Es un proceso altamente creativo el cual requiere que usted sea honesto y tenga la capacidad y la tolerancia de decirse la verdad sobre lo que de verdad desea y necesita desde cada uno de estos aspectos.

Sólo dígase la verdad.

Y esta unificación empieza a nacer .

Inevitablemente, su pedir obtendrá poder real, pues se hace desde su Verdadero Ser quien es, quien tiene la convicción, la fuerza, y la firmeza de propósito para honrar su espíritu y caminar en el nombre de Dios.

¡Gracias por leer!

Yvonne


Sigue la conversación en Facebook

Artículos relacionados


¡Te ha gustado lo que lees, suscríbete!

Tocando Cielo® todos los derechos reservados