Sanando el Espíritu Herido: Dios existe, pero ¿le importo?

Piense en todas las veces  y todas las formas en que sintió que a pesar de estar convencido de que Dios existe, sintió que usted, sus necesidades, sus deseos y sus peticiones no le importaron como usted hubiera querido y necesitado.

Cuando sentimos que no le importamos a Dios, nos sentimos abandonados, olvidados, y muy solos. Este tipo de sentimiento con respecto a Dios, crea una herida significativa en nuestra alma que irónicamente nos aleja de la experiencia de su Gracia.

Yo hoy le invito a restaurar su fe, su confianza y el saberse amado, sostenido, escuchado e importante para Dios. Lo invito a dejar atrás toda duda, resentimiento y diálogo interno que perpetúa la idea de que usted no es importante para Dios. Abra su corazón, su mente y su cuerpo a la posibilidad de que tal vez, es usted quien le ha cerrado la puerta a Dios y a su amor y a que hoy, y  siempre, tiene la oportunidad de volver a Él-Ella.

Si esto es lo que desea, repita esta frase durante varios días a toda hora:

morning meditation

“A pesar de que he sentido que no le importo a Dios, yo elijo aquí y ahora, sentirme importante y amado por Él-Ella. Me abro a su amor y elijo saber que soy prioritario para su Amor y en su Gracia.  Así es y hecho está.”

 

 


Sigue la conversación en Facebook

Artículos relacionados


¡Te ha gustado lo que lees, suscríbete!

Tocando Cielo® todos los derechos reservados
Website Security Test