Últimas publicaciones en Mujeres Prósperas

Cuatro Ejercicios para Ampliar la Conciencia de la Abundancia

La conciencia de la abundancia se genera a partir de construir nuestra vida a partir de la luz y del amor. Significa mucho, una gran cantidad de algo. Es el reflejo de la naturaleza en donde siempre todo está evolucionando, creciendo, expandiéndose (¡basta con ver las flores!).

La abundancia es la totalidad de la divinidad expresada a través de nosotros mismos. La conciencia de la abundancia se genera a partir de gobernarnos a nosotros mismos desde la Fuente Creativa que está dentro de nuestro ser. Se basa en el amor y es un continuum…

Siempre hay, siempre tengo acceso y poder a lo que necesito y deseo crear porque estoy conectado a la fuente de provisión infinita. No me intimidan los logros de los demás, al contrario, son motivo de inspiración y de asombro.

La abundancia es una expresión de nuestra naturaleza espiritual y refleja nuestro mundo interior. La abundancia en estado del ser que me permite ver la abundancia aunque yo esté limitado.

Practique “ser” abundancia. He aquí cuatro ejercicios simples y poderosos que lo impulsan en el camino del reconocimiento y la creación de abundancia en su vida:…

Leer más...

Usted Nació Siendo Rico

¿Sabía que usted nació equipado para llevar una vida llena, feliz, y exitosa?

Usted nació para ganar, para conquistar, para levantarse por encima de cualquier obstáculo, y para demostrar las glorias y bellezas de dentro de usted.

Todos los poderes, atributos, cualidades y aspectos de Dios están dentro de usted. Su vida es la vida de Dios. Y Dios es exitoso en todas sus creaciones. Usted es uno con el Infinito, y por lo tanto no puede fallar.

Usted no está aquí solamente para ganarse la vida. La vida es un regalo para usted y usted está aquí para expresarse y para derrochar en ella todos sus talentos y habilidades a través de su mente, cuerpo y alma.

Sus deseos de…

Leer más...

La Grandeza de Dios es un Regalo que Recibo Humildemente

La grandeza de Dios es un regalo que me ofrece con gran amor. Yo tengo un poder latente que me permite tener acceso a las riquezas de mi amado Creador cuando entiendo que toda riqueza viene de Él-Ella.

Hoy acepto con gratitud y humildad la presencia de Dios en mi. Yo soy un vehículo para el poder de Su gracia siempre lista para fluir a través de las venas de mi cuerpo y de mi conciencia. La grandeza de Dios es el antídoto para sanar la escasez, el sufrimiento y la pequeñez de espíritu.

Dios es grande y Dios vive en mi.
Yo suelto, libero y dejo ir mis pensamientos de quebranto, de temor, de escasez, de falta de confianza y son reemplazados, en su Gracia, por amor incondicional, riqueza, completud, alegría y abundancia.
Así, recibo los regalos de Dios y los extiendo y comparto con el mundo.
En el nombre de Jesús, así es y hecho está.
Amén.

Leer más...

Yo Hoy Elijo Ver Abundancia y Prosperidad

Hoy elijo ver abundancia y prosperidad en todo y en todos. Aquello en lo que me enfoco se manifiesta, crece y se magnifica en mi vida.

Hoy mis ojos y mi corazón se sintonizan con la abundancia y la prosperidad las cuales veo florecer incesantemente a mi alrededor, por dondequiera que voy.

Elijo además, ser abundancia y prosperidad: mi sangre, mis órganos, mis sistemas, y cada célula de mi cuerpo se mueven al ritmo de la riqueza.

Soy recipiente de las bondades de Dios y de la vida. Experimento grandes avances en dirección de mis sueños y logros susbstanciales y dados dentro de la voluntad de Dios.

En la abundancia camino.

En la prosperidad vivo.

En la riqueza prospero.

En el bienestar florezco.

Leer más...

Lecciones de Prosperidad: La Fuerza Divina Es en Mí

Tome conciencia de que la Fuerza Divina de Dios es en usted. Usted está aquí para permitir que la vida y el amor de Dios fluya através de usted, ritmica y armoniosamente. ¡Entre en oración frecuentemente y descubrirá maravillas desenvolviéndose en su vida! A continuación una oración para inspirarlo:

Dios fluye a través de en forma de armonía, salud, paz, belleza y acción correcta. Dios habla, piensa y actúa a través de mi ahora mismo y en todo momento.
Yo soy iluminado, yo soy inspirado, yo so prosperado más alla de mis más queridos sueños . Yo expreso una vida divina y bendecida.
En el nombre de Jesús,
Así es y hecho está.
Amén.

Leer más...

La Ley Básica de la Prosperidad: “No podemos obtener algo a cambio de nada”

No podemos obtener algo a cambio de nada. En otras palabras, debemos dar para recibir. Debemos sembrar antes de cosechar. Cuando no damos o no sembramos en los reinos de prosperidad, no hacemos contacto con la abundancia pródiga de Dios, y por lo tanto no hay un canal formado a través del cual la rica e ilimitada sustancia del Universo pueda transportar la riqueza para nosotros. Puede ser que estemos irradiando positivismo, abundancia, etc., pero sin dar, no hay recibir.

Debemos sembrar primero. Siempre tenemos algo para dar. Quizás usted que lee este artículo esté pensando “¿qué puede dar una persona que no tiene nada?” Siempre hay algo que una persona puede dar, ya sea tangible o intangible, para ponerlo en contacto con la rica provisión de Dios.

Una viuda con una casa llena de niños telefoneó una vez a una consejera y le dijo que no habían comido desde el día anterior. Ella estaba desesperada. La consejera que tomó la llamada supo muy bien a lo que se refería la viuda. En su pasado ella había pasado por lo mismo, y cuando ella aplicó el poder del pensamiento próspero en su vida, éste había provisto “maná del cielo” en una época de desesperada escasez, en su propia vida.

Por supuesto cuando ella explicó a la viuda que debería dar algo para recibir, la primera reacción de ella fue la misma que podría ser la suya que está leyendo esto: la viuda replicó: “pero precisamente, no tengo nada que dar”. A lo cual la consejera gentilmente le dijo: “Pero querida señora, por supuesto que tiene algo que dar. Siempre tenemos alguna cosa para dar. Verdaderamente, tenemos más para dar de lo que nos podemos suponer”. Esto motivó a la desesperada viuda a buscar a su alrededor, y pidió guía divina respecto a lo que ella pudiera dar. La viuda se aseguró de que la consejera estaría orando con ella en la fe para saber cómo dar para igualmente, recibir. La consejera también le dijo que después de que empezara a fluir la sustancia de la prosperida, al dar, estuviera lista para recibir, y que preparara la mesa para esa comida tan deseada, para ella y para sus niños, e hiciera una lista sobre víveres para ir de compras con la seguridad de que el dinero sería recibido muy pronto para comprarlas. Con fé la viuda se sentó y orando se preguntaba qué podría ella dar. De repente se acordó de las flores sembradas en el patio de atrás de la casa; las cortó alegremente y se las obsequió a un vecino enfermo quien se alegró mucho al recibirlas.

Seguidamente, puso la mesa con la mejor vajilla, cubiertos y manteles. Esto causó gusto y emoción en los niños, quienes alegres esperaban una buena comida. Precisamente, mientras terminaba su lista de mercado, alguien que le debía dinero desde hacía mucho tiempo, llegó y ¡pagó la deuda de $30 dólares! Treinta dólares que había dado por perdidos y no esperaba ya, que le fuesen devueltos.

Si yo pudiera dar y gritar un mensaje a todo el mundo, al considerar los secretos de la vida, sería este: No podemos conseguir algo a cambio de nada. Pero podemos conseguir lo mejor de todas las cosas cuando damos una medida llena para el bien que deseamos recibir.

Los intangibles que usted puede dar también son: respeto, generosidad, bondad, cooperación, suavidad, gentileza, honestidad, dulzura, consideración, amor… especialmente a sus seres más queridos y cercanos (que son a quienes, a veces, más cuesta).

Entonces ahora mis queridos lectores los invite a sentarse a meditar esta ley y si puede y lo desea incluso con sus hijos, todos juntos, y cada quien puede pensar y pedir iluminación sobre lo que deberá dar y a quién y una vez la respuesta viene, cada quien deberá dar aquello que vino inspirado. Y además, ¡empiecen a prepararse para recibir, que los niños preparen, prepárense todos!
Doy mi Amor
Doy mi Luz
Doy mi Bondad
Doy en Honestidad
Doy en Humildad
Doy en Alegría
Doy en Gratitud
Doy
Doy
Doy

Leer más...

Abriendo Paso a la Prosperidad y la Provisión con la Ayuda del Arcángel Uriel

En realidad, la prosperidad no es un asunto de dinero, sino más bien de actitud y de amor. Cuando nuestra intención es la de activar el amor en todo lo que somos y hacemos, cuando, a pesar de nuestras emociones negativas, terminamos eligiendo ubicarnos en el lado de la luz y de la bondad, cuando entendemos que la escasez ha sido solamente una lección en humildad y en confianza profunda, podemos entonces empezar a redireccionarnos hacia la mente próspera y empezar a operar en la abundancia.

Cada persona tiene su propia historia que vivir y si bien no existen formulas exactas diseñadas para todo tipo de persona y de experiencia, si existe el poder de la intención y la determinación de hacer lo que sea necesario hacer para crear una vida diferente sin el sufrimiento de la escasez y la limitación.

El Arcángel Uriel puede ayudarlo a transitar desde la oscuridad y la angustia que provoca la escasez, hasta la experiencia de la prosperidad y la provisión.

Puede crear un momento sagrado de comunicación y oración con el Arcángel Uriel. Una vez que está listo, puede invitarlo a venir:

“Amado Creador de Todo lo Que Es, pido que envies la presencia de tu Arcángel Uriel para que yo pueda establecer comunicación con él. Quiero y elijo caminar en la confianza profunda, y pido, y admito la presencia del Arcángel Uriel en mi vida, aquí y ahora. Enséñame Padre, enséñame. Gracias, gracias, gracias. Así es y hecho está. Amén.

Cuando siente su presencia al lado suyo, salúdelo con amor y gratitud. Seguidamente, puede explicarle su situación (sin victimizarse, solo contando los hechos) y asegúrese de explicar todos los esfuerzos, acciones y decisiones que ha tomado para solucionarla (cuando pedimos ayuda es importante que ya antes hayamos tomado acción y responsabilidad). Puede expresar que no sabe qué más hacer para mejorar su situación.

Una vez que ha terminado de contarle su situación puede agregar algo así:

“Arcángel Uriel, gracias por escucharme. Como ves, hora mismo, tengo un problema que es muy difícil para mi de manejar, y necesito tu ayuda. Por favor ven a asistirme. Por favor ayúdame, de acuerdo a la voluntad de Dios y de mi plan divino, para mi mayor y más alto beneficio y el de quienes me rodean. Gracias, gracias, gracias. Amén.”

Y ahora, quédese en silencio y escuche detenidamente lo que él tiene que decirle. La forma de escuchar, es no a través de su voz, sino a través de pensamientos, ideas nuevas, o repetitivas, o a través de imágenes en su mente. Si hay algo que no entiende, pídale que se lo aclare de forma fácil para que usted pueda entender. Al final de su conversación y su encuentro con el Arcángel Uriel, usted debería saber con exactitud lo que tiene que hacer.

Una vez que usted siente confianza profunda en lo que tiene que hacer, y siente certeza y seguridad sobre su situación, quédese quieto un rato, con sus ojos cerrados dándole gracias a Dios y al Arcángel por esta ayuda y meditando sobre la solución que acaba de encontrarle a su situación.

Cuando se sienta listo, abra sus ojos, estírese y levántese.

Tome acción inmediata sobre la guía que acaba de recibir.

Leer más...

Viviendo en Prosperidad: Libérese de Pensamientos Insignificantes

No gaste su tiempo sosteniendo resentimientos contra quienes le han herido o traicionado injustamente. A lo largo de su camino, y mientras se levanta hacia el éxito y la prosperidad, encontrará personas a quienes quizá les sea difìcil verla a usted feliz y viviendo una vida abuntante.

Otros que no están a su altura, tratarán de jalarlo hacia su nivel mediocre, pero si usted rehúsa a sentirse molesto o herido por lo que hacen o dicen, no podrán. Nadie puede quitarle su éxito y su prosperidad. (Es usted quien se lo quita a usted mismo cuando pone atención a estas personas y cuando se coloca en posición de víctima).

Si algunos parecen tratar y aún prosperan, recuerde que el éxito no tiene fin; las puertas están listas para ser abiertas, y un sin fin de caminos están previstos para su bienestar. Si una puerta se cierra, ha de saber que hay más grandes y mejores puertas en el proceso de abrirse. No se quede entre dos puertas a medio cerrar. Deje que las puertas que deben cerrarse, se cierren y esté listo para las nuevas puertas que desean abrirse para usted.

Para ser próspero, usted también debe hacerse la promesa (y cumplirla) de liberarse de sus propios pensamientos mezquinos e insignificantes al mirar el éxito de otros y debe liberarse, además, de la pequeñez de sus pensamientos envidiosos y lúgubres, declarando:

“AL REHÚSAR CRITICAR LA PROSPERIDAD DE OTROS, ME VUELVO A DIOS, PIDO SU DIRECCIÓN Y SOY PROSPERADO.
DE IGUAL MANERA, OTROS REHÚSAN CRITICAR MI PROSPERIDAD. EN LUGAR DE ESTO, ELLOS SE VUELVEN A DIOS, PIDEN DIRECCIÓN Y TAMBIÉN SON PROSPERADOS.
HAY ABUNDANCIA DE ÉXITO Y PROSPERIDAD PARA TODOS.
EN EL NOMBRE DE JESUS,
ASI ES Y HECHO ESTA.
AMEN.”

Nunca se desaliente o entristezca por lo que otros dicen o hacen en un esfuerzo por echar abajo o quitarle el bienestar cuando empieza a levantarse a través de sus pensamientos de prosperidad. Ellos no pueden herirlo, sólo se hieren a sí mismos.

Tampoco caiga en la tentación de resentir el éxito de otros ni de sentir envidia por su prosperidad. En tales momentos, tome una respiración profunda, da gracias porque todos por igual tenemos la posibilidad de manifestar éxito y camine en alegría, con la certeza y la confianza profunda de que usted se mueve en los caminos de la luz de Dios. Bendiga a todo y a todos y de esta forma, desaparecerá todo ser que no apoye y se alegre en su caminar y desaparecerá su propia inseguridad y temor al ver la prosperidad de otros.

Leer más...

Preguntas Para Centrarse en la Prosperidad

Usualmente, cuando vivimos en escasez, nuestra alma vive encogida dentro de nosotros, apretada y seguramente incómoda en la prisión de nuestros constantes diálogos internos que sostienen la duda, el temor y la añoranza por una vida próspera.

Para darle espacio a la prosperidad para que pueda manifestarse, es necesario salir de la conversación negativa, derrotista y pesimista. Una buena forma de hacer esto, es haciéndose preguntas abiertas ya que estas preguntas invitan y activan la vida, la creatividad y las nuevas posibilidades.

Se llaman preguntas abiertas, porque a través de ellas conectamos con el potencial de crear algo diferente en nuestra vida. Ellas nos llevan a través del ejercicio de salir de nuestra mente pequeña y saltar a la mente grande, conocedora y próspera que llevamos dentro, pero que ha estado adormecida.

Lo invito a hacerse estas preguntas maravillosas que le nutrirán el alma, que le darán un respiro y que al hacerlas, expandirán sus posibilidades dándole oportunidad a Dios para responderle algo diferente y maravilloso.

Sólo haga las preguntas y en vez de…

Leer más...

Intención de Luz: Vivo en Prosperidad

La intención es la esencia de todo lo que hacemos. Es la fuerza que dirige nuestra voluntad hacia todo aquello que queremos ver realizado en nuestra vida. Para crear una vida próspera es necesario anclar nuestros pensamientos, acciones y palabras en la prosperidad.
Empiece cada día, antes de salir de su cama y poniendo sus manos en su corazón, estableciendo una intención de prosperidad y bienestar. Puede crear intenciones parecida a esta (que está llena de luz y de la fuerza del alma):

“Mi intención para hoy es: que estoy creando un mundo próspero que siempre me sostiene, me ayuda y me demuestra la generosidad de Dios para conmigo. Desde este momento estoy lleno de la rica bondad de Dios, quien abastece cada una de mis necesidades.”

Leer más...
Página 1 de 212
Tocando Cielo® todos los derechos reservados
Website Security Test